jueves, 22 de julio de 2010

¿Jurados populares?

Llevo ya algunos días indagando en un caso que me ha llamado muchísimo la atención. No es tan popular y mediático, claro está, como el caso Marta del Castillo por ejemplo, y es que los crímenes de esta índole no interesan tanto a la opinión pública.

“Los hechos se remontan a julio de 2006. Piñeiro, después de acudir voluntariamente a casa de Isaac Pérez y Julio Anderson, les asestó un total de 57 puñaladas. A uno de ellos lo remató después de derribar la puerta tras la que se había refugiado e intentaba llamar a la policía. Finalmente, y mostrando una absoluta sangre fría, se duchó y prendió fuego a la casa, llevándose además pertenencias de los asesinados. Pese a todo, un jurado popular lo absolvió al considerar que aunque había matado a los dos jóvenes lo había hecho en “defensa propia” y movido por un “miedo insuperable”, y sólo lo encontró culpable de un delito de incendio. Posteriormente, el Tibunal Superior de Xustiza de Galicia anuló la sentencia y ordenó la repetición del juicio con un nuevo jurado”. http://www.dosmanzanas.com/2010/07/en-libertad-el-autor-de-la-muerte-de-dos-muchachos-gays-a-la-espera-de-un-nuevo-juicio-en-septiembre.html

Un jurado popular lo nombra culpable sólo de incendiar la casa. Yo no se qué clase de jurado popular es el que ha juzgado esto, si se tratara de dos niñas indefensas que han muerto a manos de un asesino otro gallo cantaría, porque eso enternece a todo el mundo y ya de paso nos tienen con algún tema de conversación para que no nos centremos en la crisis y nos manifestemos por ello.

Desde luego está claro que la ideología del jurado popular forma parte de lo que luego emitirán en su veredicto, pero ¿no influye acaso también la ideología del juez a la hora de juzgar?, ¿no nos influye a todos al tomar decisiones o dar opiniones en nuestras vidas? Lo que sí es verdad es que deberían estar preparados para hacer oídos sordos a la polémica que se desencadene alrededor de un caso u otro, cosa que creo el jurado popular no lo está… Ni creo que lo pretenda.

En fin, una serie de entresijos y procesos legales de los que no se ni quiero saber, ciertamente, a no ser que fuera totalmente necesario. La ley es tan relativa… Y juzgamos tan fácilmente… Lo que sí es verdad es que detrás de este caso concreto creo que hay bastante probabilidad de que sea una vez más la homofobia la que ha llevado a este jurado a no condenar este acto, y eso sí me puede.

Juzguen ustedes mismos, total...


Manuel Torralbo Moreno.

2 comentarios:

  1. Efectivamente vemos, una vez más, la subjetividad actual de la ley en este país.

    Además, tal y como comentas, apreciamos como no hay igual trato social a todas las presuntas víctimas ni presuntos criminales.

    Los medios de comunicación, y como consecuencia irremediable, gran parte de la sociedad, prestan mucha más atención si la supuesta víctima es un niño, un viejo, un minusválido o si la historia es morbosa (característica manipulable, por supuesto). Si el supuesto asesinato es a Marta del Castillo (una niña desaparecida, alrededor de la cual han construido una historia, real o no, morbosa y jugosa) todo el mundo se entera e indigna con ello, sale en los periódicos, en las televisiones, se escucha a mucha gente indignarse y hablar del tema... sin embargo, casos como el de estos chicos, pasan desapercibidos ¿por qué? ¿acaso sufre más Marta, a modo de ejemplo, qué ellos? o acaso, ¿es más injusto matar a un niño que a un adulto?

    Absurdo, sin lugar a dudas, ya que el sufrimiento y el nivel del delito no va en función de ser una historia con más o menos juego, tener la víctima una u otra edad, u otras características ilógicas que desgraciadamente en esta sociedad influyen y determinan el futuro tanto de las supuestas víctimas como de supuestos los criminales, que ante todo son personas, no nos olvidemos. Sin más, ¡saludos!

    ResponderEliminar